RESPETEMOS A LOS VERDADEROS HEROES

RESPETEMOS A LOS VERDADEROS HEROES

En España se ha confundido lo que es un héroe hasta llegar a lo absurdo cuando se tachó de héroe a un soldado cuyo error le dejo colgando de una farola. El soldado no era un héroe, en realidad era una víctima de un mando militar que le exigió realizar un ejercicio que reunía todas las condiciones para no salir bien…..Pero en España, en vez de buscar al inútil que tuvo la idea, se proclamo héroe al error.

Ahora, con la crisis del coronavirus covid-19, vuelve a pasar lo mismo. De la noche a la mañana aparecen héroes por todas partes. Por definición, un héroe o heroína es una persona que, de forma voluntaria, realiza un acto fuera de lo común poniendo en peligro su vida. El ejemplo más claro de la diferencia entre un profesional y un héroe lo vemos en el personal sanitario. Si un médico o una enfermera atienden a un paciente, no son héroes, son profesionales y lo hacen porque es su profesión….. cuando atienden a pacientes sin tener la protección necesaria y aumentan sus horas y su carga de trabajo voluntariamente y sin dudar para atender a más personas que lo necesitan …. entonces se convierten en HEROES y HEROINAS, y así deben de ser tratados. ellos y todo el personal que los ayuda con su labor, técnicos, limpiadoras, celadores, etc.. Como también son héroes los trabajadores de las residencias, que no son médicos, y en vez de abandonar a los ancianos… han permanecido junto a ellos. Estos son tambien HEROES DE VERDAD.

Pero, un agricultor que recoge su cosecha de naranjas y las vende 5 veces más caras que hace un mes no es un héroe, es un empresario que tiene el viento a favor y lo aprovecha. Esto no es nada malo, a ellos les hacen lo mismo las grandes superficies, es una cuestión de oferta y demanda. Pero no es un héroe, porque si no recogiera su cosecha la perdería, y entonces se moriría de hambre. Lo hace porque le conviene e intenta sacar el máximo beneficio…  es un empresario, un profesional, pero no un heroe. Otro caso muy claro es el de las cajeras de los supermercados, que tampoco son heroínas, porque recuerda que el acto heroico debe ser voluntario, y desde el momento en que son obligadas, directa o indirectamente, a seguir trabajando, dejan de ser heroínas y se convierten en VÍCTIMAS, y deben tener todo el apoyo y el cariño de la sociedad. Existen muchos más ejemplos de no héroes. Regalar este título y llamar héroe a todos es faltar al respeto a los VERDADEROS HEROES, y ayudar a esconder las injusticias que obligan a otros a parecerlo.

Manuela  Solorzano para RadioCantabria